viernes, 2 de noviembre de 2012

Buena Persona


Atrapado, puede ser, doblegado, no creo.

 La realidad de muchos de los que están leyendo debe ser similar. Digo de los que están leyendo, por que con solo cruzar la puerta de mi casa veo el torrente de un sin fin de seres que están perfectamente ensamblados en una maquina que sin que lo noten los necesita y mucho y no creo se detengan en mis palabras.


             
Todo cambio conlleva sacrificios y nuevos desafíos

¿Pero que pasa cuando esos cambios desmoronan todo lo que considerábamos real hasta ese momento? 

Los espacios; las distancias abismales (para ser más concretos) nos empiezan a cercar y no encontramos ningún tipo de puente hacia la realidad de los que nos rodean.
Por más que intentemos conectar con “los otros”, por darles un nombre, se nos hace casi imposible.

Del dicho al hecho hay un gran trecho (dicen por mis pagos) y nunca mejor aplicado a estos casos.
El tocar de oído los cambios, la evolución, el brinco de rumbo 180º es muy común en estos días.
Miles pregonan soluciones de todo tipo; espirituales, sociales, económicas, psicológicas y hasta físicas.

Pero ¿Existe una receta mágica para lograrlo?

Por mi corta experiencia, diría que no, pero algo me hace decir que SI.

Debo pensar en que encontrar un camino, aceptarlo, cumplirlo, mantenerlo y enseñarlo (quien sabe) debe ser el cometido mas difícil que tiene nuestra especie en este bendito lugar, o en este infierno llamado Tierra.

Como siempre comentamos, se avecinan tiempos difíciles…. Pero ¿Se avecinan? O ¿Están acá hace miles de años? 

La realidad, a mi entender, es que el ser humano posee una gran capacidad de olvidar y disminuir lo que le sucede tapándolo con miles de situaciones y fantasías diarias que lo llevan a ser “feliz” por así decirlo y pasar su vida en un ensueño que tal vez sin notarlo lo deja estancado en este mundo una y otra vez.

Alguna vez ¿se pusieron a pensar donde están parados?

                                 

No hablo de la casa, el auto, la familia que formaron, el trabajo que tienen, la estética que sostienen, etc.

Hablo de donde están parados como seres humanos.

Si, me refiero a ser “Buenas personas” puede ser.

Tal vez no como la moral de la época que acontece que nos estructura un “Buen ser humano” medio extraño para la naturaleza del hombre, pero si con criterios básicos y reales de lo que es ser un Buen ser.

Hoy en día todo se basa en lo material y en el hombre como persona y no como ser. ¿A que me refiero? 

A una estructura basada en la necesidad de cubrir justamente eso “necesidades” varias.
Necesidades más cercanas a las de un animal que a las de un ser humano. Comida, agua, techo, reproducción, placer, ocio.

                               

Si ustedes seguramente piensan en que es ser una buena persona, imaginan a La Madre Teresa, o los más religiosos (y ciegos) al Papa Juan Pablo II.

Algunos con un conocimiento mas profundo sobre lo espiritual, tal vez piensen en Gandhi, El Dalai Lama, Krishnamurti, por citar algunos.

Entonces, ahora miren su vida. ¿Condice con estos personajes? 

Hagamos un trabajo simple y práctico: Tomen su vida, descríbanla en un papel y al terminar busquen similitudes con lo que los rodea. Desde su medico, hasta quien le vende el cospel del Ómnibus, desde el portero de su casa hasta el presidente de su país.

Tómense su tiempo, voy a estar aquí a su vuelta.

¿Terminaron?

¿A quien se parecen más?  ¡No se sientan solos! Les aseguro que lo mismo que ustedes piensan (y seguramente les avergüenza) nos pasa al casi 100% de los habitantes de este planeta. En especial a los occidentales.


No creo que sea tan grave. Lo importante aquí es saber donde estamos parados, por que sino tenemos un punto de partida nunca vamos a poder comenzar nada.

No todos vamos a lograr ser grandes deportistas, o grandes artistas, o grandes pensadores, pero si podemos ser grandes personas y les aseguro que eso si que cuesta y mucho.

Eso no se consigue con horas de entrenamiento físico (no al menos el que conocemos), ni con horas de estudio mecánica (si estudio y comprensión) ni con títulos, ni con dinero, ni con mejorar nuestra estética, ni con miles de amigos que supuestamente nos quieren.

Eso se consigue con un gran esfuerzo que necesita las 24 horas del día, los 365 días del año y tal vez en toda una vida, lo podamos lograr.

¿Mucho no?

Ahora si yo les pido que saquen la cuenta cuanto tiempo invirtieron en la llamada educación, ¿Qué me dicen?
Los primarios me dirán 7 años, los de preparatoria unos 5 mas, los Universitarios de 5 a 7 años mas y los que tengan posgrados unos 3 años mas.

Unos 20 años por decir un número ¿Les parece? 

Ahora les pregunto a ustedes, abogados, profesores de miles de materias, arquitectos, contadores, ingenieros y hasta psicólogos ¿Alguien les enseño en esos 20 años de estudio como ser buenas personas?

¡Claro que si! Me van a decir muchos. Mi padre, mi madre, un amigo, un familiar, un líder espiritual… Pero no un educador. Tal vez si un Maestro. Una mera casualidad debo decirles en estos tiempos que corren y sinceramente son un hallazgo.

Ahora entendamos que increíble que es todo esto. 20 años de nuestra vida promedio de 70, dedicados a adquirir conocimientos mecánicos que solo nos hacen olvidar el real cometido de nuestro ser en este plano, luchar contra instituciones corruptas que lo único que quieren es dinero, seguir corrientes que usan métodos inadecuados como tener 40 niños en un establo dándole la misma educación a Eistein, Maradona y Freud, perder años y momentos de lucidez para poder formar un oficio, un pensamiento, una buena persona por naturaleza.

Pero nosotros queremos solucionar los conflictos adquiridos en este tiempo en una sesión semanal con el psicólogo, en un curso de fin de semana, o gritando en algún espectáculo social,  yendo a despejarme los fin de semanas al río, o tomando vacaciones donde entierro mis problemas 15 días y me esperan potenciados al volver.

Vuelvan a su vida. ¿Cómo la ven? Tienen la casa, el auto, el titulo, el TV de 42’ ¿?

Si no lo tienen, no se preocupen!! Es mejor! Tienen menos cosas para olvidar y ser mejores personas.

Se que se tiene un concepto más que errado que por ser espiritual, evolucionado, se debe andar a caballo y vivir en medio del campo comiendo un grano de arroz por día.

A mi entender es un gran error, ya que se puede vivir en esa situación y no tener las características que necesitamos para lograr nuestro cometido.
Como así también se puede vivir en la situación contraria y ser una gran persona, de grandes sentimientos. Hay muchos ejemplos, investiguen.

Todo muy lindo dirán, pero como estamos en el siglo XXI el siglo de que estoy apurado para seguir apurado en otra cosa y apurar lo que sigue, estarán pensando ¡Donde Cliqueo para ser mejor persona!

Lamento comunicarles que no es un programita para descargar, o se logra completando una encuesta, haciendo dibujitos, o repitiendo 5 mantras en arameo.

Es un trabajo mas que complejo... pero: ¿Qué mas quieren que cumplir el cometido de sus vidas? ¿No? Sino vayan y prendan la tele.

Imaginen que desde pequeños en lugar de adoctrinarlos con lograr títulos, dinero, confort, una pareja ideal y tantos otros placeres banales, se les hubiera inculcado “ser buenas personas” Todo seria distinto ¿no? Podrían obtener todo lo otro, pero les aseguro que muchas de esas cosas ya no les interesarian.

Obviamente si yo planteo esto, es por que me encuentro en la misma situación de ustedes y me encantaría poder lograrlo, sin renegar de mi pasado, sin destruir mi vida actual, sino haciendo cambios paulatinos que me lleven al cometido: Ser un mejor Persona.

Pero ¿Cómo estructuramos el trabajo? 

-Primero comencemos por aceptar que es un trabajo duro, como todos los que hacemos (estudiar, trabajar, la vida misma) pero que nos trae otros frutos que no se compran con metálico.

-Aceptemos que vamos a tener miles de encrucijadas, decisiones que nos pongan tristes, decaídas, vueltas y peros. Se asemeja a los síntomas de un adicto ¿No? Pues eso somos, adictos  a un sistema.

Cuando logremos eso, podremos al menos plantearnos empezar.

Las culturas antiguas pensaban que el esfuerzo para hacer el bien es el resultado de dos inclinaciones en conflicto en un ser humano. Por un lado, todos queremos ser buenos (sin contar a los psicóticos), es por eso que cuando preguntas a la mayoría de la gente: "¿Te consideras una buena persona?", un 99% responde: "Claro que ¡si!". Porque básicamente, todos nosotros queremos hacer lo correcto.

Por otro lado, conlleva un gran esfuerzo ser una buena persona. Con esto no quiero decir “complacer a los demás” sino tomar realmente las decisiones correctas que no afecten al otro ni a uno.

Obviamente, con las miles de horas que trabajamos, los miles de contratiempo que nos creamos, a veces no tenemos ganas de hacer ese sobre esfuerzo y optamos por no hacerlo.

Otras tantas veces somos cegados por cosas que nos tientan a ir en otra dirección, como el éxito, los placeres, etc.

Aquí aparece el Conflicto entre lo que uno quiere y lo que tiene ganas.



¿Vamos a ejemplos prácticos?

Quiero ser un gran pensador y adquirir sabiduría pero me la paso todo el día en la PC leyendo el Facebook y jugando a los videos.

Si lo trasladamos a alguien de nuestra edad (aunque hoy hay niños de 60 años), quiero educar a mis hijos por el buen camino pero trabajo 15 horas, hago 3 actividades extra curriculares y las 2 horas que lo veo no quiero perderlas con sus juegos de niño.

¿Durísimo no? Pero real.

Pero no se preocupen (o si preocúpense) es el gran porcentaje de la población que sufre de “idiotez”

Ey! no se sienta ofendido!

Idiota: Del Latín que significa “ignorante”.  A caso ¿no lo somos?

Bueno sigamos….

Empiece por conocerse a si mismo, en especial lo que no quiere saber (y sabe) y tanto le molesta.

¿Cómo hacerlo? Tome una situación X; vea su parte, la parte opuesta y la resolución que le dio.

Obviamente usted tiene que ser un observador imparcial y fuera de la situación, como si fuera un tercero.

Muchos creemos que nos observamos y que siempre resolvemos todo con perfecto criterio imparcial, pero lamento comunicarles que no.

Cuando empiece a hacer ese trabajo durante 5 minutos por día al menos (si si, me entenderá cuando lo intente lo difícil que se torna) comenzará a conocerse muy a cuenta gotas, pero obviamente más que antes.

Como paso siguiente (o lateral) de este, comencemos por tener “buenos sentimientos”
No hablo de abrazar a un árbol, al perro o a nuestros hijos solamente. Buenos sentimientos hacia la misma humanidad. Obviamente partamos desde lo mínimo, los que nos rodean y empecemos por brindarles lo que necesitan.

Les aseguro que un niño que su padre trabaja 10 horas por día para comprarle el mejor juguete, en lugar del mismo le da un abrazo todos los días y comparte su tiempo, ya no va a necesitar ese dinero para comprar ningún juguete por que su hijo cambiaría todos los que tiene por compartir con el su tiempo todos los días.

Se humilde en la posición que estés. La humildad no se trata de clases sociales ni de cargos o títulos. Se trata de algo mucho mas profundo y es del entendimiento de donde estamos parados y donde están parados los demás, ayudándolos y aprendiendo a su vez de todos los que nos rodean ya que ninguno de nosotros es Buda, ni Jesús ni Krsna.

No uses el amor como una palabra. Entende y brinda el amor a los que te rodean y no en la forma posesiva que se da hoy en día. El amor es demasiado maravilloso para brindárselo a una sola persona, que en realidad no amamos sino que queremos dominar.

No compitas con los demás. No tenes que demostrarle nada a nadie mas que a ti mismo y sabiendo donde estas parado, podrás conocer tus limites para ser Einstein, Gandhi o un gran padre.

Se leal, coherente, amistoso, educado, fiel, sincero, maduro (para la edad en que te encontras) y recorda que no por que exista el perdón tenes derecho a lastimar a los que te rodean.

Y como ley principal grabate que:

“El primer paso de la ignorancia, es presumir saber” 

¡Que disfruten su nuevo trabajo!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente trabajo! La condición del ser humano es mejorar como persona bajo cualquier condición. Y el aceptarlo es una responsabi de todos! Saludos Carla Suasnávar

Gabriel hernandez serrano dijo...

Me gusta tu punto de vista de la espiritualidad ya que esta debe de servir como guía de comportamiento, n como tabla de castigos por acción. Te invito a que visites mi blog tengo entradas que serande tu interés el link es:

https://www.facebook.com/Gavodevil

http://gavodevil.blogspot.com

ALMA dijo...

Me encantó como esta armado este post, para poder realizar un trabajo muy útil a medida que se avanza en la lectura.

Buena semana

Rembrandt dijo...

No es tarea fácil porque una de las primeras cosas de las que debemos despojarnos es del egoísmo, tomado en sentido gral, tendemos a pensar primero en nosotros quizás por una cuestión ancestral de supervivencia y luego en los demás.
En fin es muy interesante lo que planteas en este post, me gustó mucho además de hacerme reflexionar sobre algunas cosas.

Besos
REM